Un retrato circula en línea, mostrando por un lado un pulmón perfectamente sano y por el otro el de un paciente que habría sido infectado con el coronavirus. Este último, completamente irreconocible, se encuentra en un estado muy degradado. Una foto que intrigó a los usuarios de Internet, que se preguntaban si realmente era un órgano afectado por Covid-19.

Algunos se preguntan si este es un rastro falso, mientras que otros piensan que la condición de este pulmón podría deberse a otros factores, como fumar en exceso. Sin embargo, la investigación ha verificado la veracidad de este cliché. La historia del paciente al que se le extirpó este pulmón fue reportada hace unas semanas por el New York Times.

Un trasplante como la única esperanza
El 11 de junio, el diario estadounidense informó que una paciente con Covid-19 vio sus pulmones muy dañados, lo que la puso en peligro de muerte. Para rescatarla, los médicos del Hospital Northwestern Memorial en Chicago decidieron proceder con un trasplante de pulmón, “el primero conocido en los Estados Unidos”, como parte de la epidemia, dijo el periódico.

“La cirugía, que duró diez horas, fue difícil y tomó varias horas más que la mayoría de los trasplantes de pulmón porque la inflamación de la enfermedad había dejado los pulmones de esta mujer enyesados ​​en los tejidos a su alrededor, “El corazón, la pared torácica y el diafragma”, respondió el Dr. Ankit Bharat, jefe de cirugía torácica del hospital.
La paciente, de apenas 30 años, soportó la operación dura, aunque más tarde tuvo que quedarse con la ayuda de un ventilador para poder recuperarse. No tenía ninguna patología subyacente, señalaron los médicos, lo que sugiere que Covid-19 fue la causa de la degradación de sus pulmones. Sin embargo, notaron que estaba tomando medicamentos para un problema menor y que esto pudo haber ayudado a debilitar su sistema inmunológico.